lunes, 15 de junio de 2009

BERTA CARDOSO

Por Antón García-Fernández.



La primera mitad del siglo XX supuso una época de cambios significativos en el fado, que dejó de estar asociado con los bajos fondos lisboetas y con individuos de dudosa reputación y dio el salto a los escenarios, al gramófono, a la radio, a la televisión e incluso al cine. Ya lo cantaba Fernando Farinha en su inolvidable “Canção de Lisboa”, también conocida como “Fado Chic”:

Hoy el fado ya no tiene
La delincuencia por tema
Se ha pulido y ya es alguien
E incluso ya va al cine

Es decir, se revistió de un cierto aire de respetabilidad y su popularidad tanto en Portugal como en el exterior creció enormemente. Además, fue en esos años cuando pasó de ser un arte de carácter mayoritariamente aficionado a abrazar el profesionalismo. Y Berta Cardoso fue una de las figuras más prominentes en esta era dorada del fado que va desde los años treinta a los años cincuenta, protagonista indiscutible de todos estos cambios a través de sus excelentes grabaciones, sus giras por Portugal y por el extranjero y sus apariciones en la radio y en la televisión, así como algún que otro papel cinematográfico.



Nacida en 1911 en la parroquia del Sacramento, en Lisboa, la infancia de Bertha dos Santos Cardoso no fue fácil. A los nueve años quedó huérfana de padre y tuvo que pasar su adolescencia en un orfanato, lo cual marcaría su vida y dejaría bien claras sus prioridades: a lo largo de su carrera, Berta rechazaría varios contratos profesionales por considerarlos incompatibles con su vida familiar, que sería siempre uno de los pilares de su existencia. A pesar de que nunca llegó a contraer matrimonio, Cardoso tuvo dos hijos y se preocupó siempre por su educación y su bienestar.

A los dieciséis años, Berta realizó su primera aparición en público, cantando acompañada por el legendario guitarrista Armandinho en el Salão Artístico de Fados que era propiedad de éste. Los críticos pronto destacaron el gran talento de la joven fadista, que ya entonces demostraba tener un estilo propio y una gran sensibilidad para el fado. Por ejemplo, en 1941 la publicación fadista Canção do Sul describió una de sus actuaciones en los siguientes términos: “Berta Cardoso no es únicamente una cantadeira. Tiene buena dicción y sabe pisar un escenario. En suma, sabe actuar. . . . En el fado, su estilo continúa siendo rico y pujante. Elevándose sobre la orquesta, su voz llena el escenario, el teatro y el alma de todos nosotros” (1). Cardoso no sólo poseía una voz excepcional, sino que también mostraba aptitudes como actriz, lo cual le abrió las puertas del teatro, donde interpretó papeles importantes en muchas de las revistas de mayor popularidad.

En 1931, Berta viajó a Madrid para realizar sus primeras grabaciones para el sello Odeon, acompañada por su inseparable Armandinho y por Georgino de Souza. El éxito de sus primeros discos creó una gran demanda de grabaciones suyas, y hacia finales de la década de los treinta ya se había establecido como una de las artistas más populares del país, lo que le valió un contrato más ventajoso con la editora Valentim de Carvalho. Sus discos, ejemplos insuperables de la gran calidad musical y poética que el fado había alcanzado en su época dorada, siempre disfrutaron de buenas cifras de ventas, incluso en los años cincuenta y sesenta, cuando Berta grababa para Estoril, una compañía con una distribución mucho más reducida.



La radio constituyó un eficiente medio de difusión para el fado en las décadas de los cuarenta y cincuenta, unos años en los que la voz de Berta Cardoso fue una presencia constante en las ondas, aprovechando sus continuas apariciones radiofónicas para promocionar giras que la llevaron a España, Brasil, África y las colonias portuguesas. Con la llegada de la televisión a Portugal alrededor de 1957, Cardoso inició una serie de actuaciones en la pequeña pantalla que se extenderían hasta su retirada definitiva en 1982. También el cine requirió sus servicios, y en 1940, Berta consiguió un papel en la película Feitiço do Império (Hechizo del Imperio), film dirigido por António Lopes Ribeiro que, como su título indica, no era más que un vehículo propagandístico del régimen de António de Oliveira Salazar. Aunque Cardoso nunca será recordada por sus apariciones en la gran pantalla y sí por su trabajo sobre las tablas, la película obtuvo un gran éxito y en ella, la fadista compartió cartel con Alfredo Marceneiro, así como con luminarias del cine portugués de la época como Francisco Ribeiro, Luís de Campos e Isabela Tovar.

La década de los cincuenta trajo años difíciles para Berta en el plano personal. Su madre, que había vuelto a su lado pasada la adolescencia, falleció en 1951, y ocho años después su hijo Humberto murió de manera trágica en Mozambique. Su situación personal la obligó a ir abandonando paulatinamente el teatro para centrarse en sus actuaciones en las casas de fado lisboetas, donde además de interpretar sus temas clásicos, demostró un especial talento para la imitación burlesca de otros fadistas, realizada siempre desde el más profundo respeto. Este respeto se extendía también a su público, a juzgar por su enorme profesionalismo y su obsesión por mantener la calidad poética de sus letras, así como por renovar constantemente su repertorio. En sus propias palabras, “cualquier artista tiene siempre una necesidad constante de renovar su repertorio. . . . Claro que siguen pidiéndome mis antiguos éxitos, no sólo el público . . . sino también las companies discográficas. Sin embargo, eso no basta. No me gustaría que me acusasen de estar cansando al público, y por eso procuro, dentro de lo posible, una cierta renovación de mi repertorio” (2). Así pues, no es extraño que su público jamás le diese la espalda ni que algunos de los mejores poetas del fado, como João Linhares Barbosa, Armando Neves, Joaquim Frederico de Brito o Luís da Silva Gouveia, fuesen los autores de muchas de las mejores letras que su voz popularizó.



Berta Cardoso nos dejó en 1997, tras habernos regalado una carrera larga y exitosa, marcada por algunas de las mejores grabaciones de la historia del fado. Es ciertamente lamentable que la mayor parte de dichos registros sonoros continúen inéditos en CD, pero esperemos que en un futuro alguien se preocupe de reeditarlos como merecen. En mi opinión, no cabría mejor homenaje que ése a esta “fadista con lágrimas en la voz” (3), columna vertebral de la evolución del fado a lo largo del siglo XX.

Enlaces de interés

Para más información sobre Berta Cardoso en portugués e inglés, visitad la excelente página web BertaCardoso.com, preparada por mi amiga Ofélia Pereira, en la que encontraréis canciones, fotografías y datos biográficos. Los siguientes enlaces os dirigirán a una serie de interesantes vídeos de fados interpretados por Berta Cardoso:

Cinta Vermelha
Noite de São João
Lés a Lés
Fado do Marinheiro - con Márcia Condessa y Maria Clara
Olhai a Noite



Notas

(1) Canção do Sul. Año 19, Número 287. 1 de diciembre de 1941.

(2) ”Vida artística: Berta Cardoso, uma voz que continua a ouvir-se na noite de Lisboa.” Diário de Notícias. 23 de junio de 1973.

(3) Este sobrenombre se lo confirieron sus compatriotas portugueses pero fue especialmente popular en Brasil. Vid. Berta Cardoso, 1911-1997. EGEAC / Museu do Fado, 2006: 30.

9 comentarios:

MLeiria dijo...

Excelente!...
Parabéns.
Obrigada.
Bjinhos para si e Erin
Ofélia

jaume dijo...

De acuerdo con Ofélia: la palabra que define mejor este post és Excelente"
Un abrazo fadista extensivo a la acompañante de la fotografia...
jaume

Anton Garcia-Fernandez dijo...

Minha amiga Ofélia:

Alegra-me que gostasse do artigo que escrevi sobre a Berta Cardoso. Já sabe que a sua opinião é muito importante para mim! A verdade é que, embora já conhecesse a Berta há bem tempo, conheço muito melhor a sua música agora graças a você e a esse maravilhoso CD que me enviou com gravações dela. A Erin e eu ouvimo-lo com muita frequência!

Acho interessante o que você me disse num e-mail há pouco sobre o que sinte quando escreve sobre a Berta, mas eu penso que você é a pessoa perfeita para escrever sobre ela. Afinal conheceu-a e teve contacto muito directo com ela.

Beijinhos de Nashville,

Antón.

P.S.: E muito obrigado também pelas informações sobre o Linhares Barbosa. Estou já a trabalhar num pequeno post sobre ele!

Anton Garcia-Fernandez dijo...

Amigo Jaume:

Muchas gracias por tus palabras elogiosas hacia mi artículo sobre Berta Cardoso. Mis dos fadistas favoritos de toda la historia son Alfredo Marceneiro y Berta Cardoso, así que quería iniciar este nuevo blog haciéndoles sus respectivos homenajes. Me alegra que te haya gustado lo que he escrito.

Desde la lejana Nashville viaja hasta el corazón de Catalunya un saludo lleno de esta pasión que nos une llamada fado!

Antón.

Luisa,fadosaudade dijo...

Obrigada e parabéns para seu blog, quero propor uma troca e citação dos nossos link nos nossos blogues...pode ser?
Um cumprimento desde Italia,

Luisa Notarangelo

http://fadoportoghese.blogspot.com

Anton Garcia-Fernandez dijo...

Olá Luisa:

Alegra-me que goste do meu blog Guitarras de Lisboa. Já acrescentei o link para o seu blog no meu. Parabéns pelo seu bom trabalho a divulgar o fado!

Um abraço dos Estados Unidos,

Antón.

Américo dijo...

Anton Bravo pelo teu trabalho. Excelente, Um Português não fazia melhor. Junto um vídeo de regalo para tua boda, e uma vez que o Blog se chama Guitarras de Lisba..aí vai com um abraço de votos de felicidades.Américo

http://www.youtube.com/watch?v=1h_ZVyPEPi0

Anton Garcia-Fernandez dijo...

Meu caro amigo Américo:

Alegra-me que goste do meu artigo sobre a Berta Cardoso. Devo agradecer à nossa amiga Ofélia que me tenha ajudado a descobrer a música da Berta, já que eu conhecia a seu nome e tinha ouvido alguma das suas gravações, mas até que a Ofélia me enviou um CD cheio de excelentes fados da Berta, não tinha tido ocasião de constatar a imensa qualidade da sua música.

Muito obrigado também por esse vídeo do José Nunes com essas variações sobre o Fado Ana Maria. Gostei muito do vídeo: parabéns pelo seu óptimo vídeo! Como você diz, o fado não é só cantado e temos de fazer homenagens aos instrumentistas também. Há muita poesia nas cordas da guitarra do José Nunes, como também há muita poesia nas suas fotografias.

Mais uma vez, obrigado, Américo. Pode você voltar ao blog quando você quiser! :)

Antón.

mario santos dijo...

É lamentável que não existam mais gravações disponiveis dos fados de Berta Cardoso e o pouco que aparece é em lp e a preços exorbitantes. descobri esta fadista já muito tarde e estou a tentar obter o maior número possivel de fados que ela cantou, mas a tarefa é ingrata. Quem os puder disponibilizar eu agradeço, podemos até intercambiar fados de outros artistas, possuo algumas largas centenas deles. obrigado mariosantosf54@gmail.com